Estar con él fue sublime, aunque también mortal

A la vuelta de la esquina

Aquella noche estaba tan aburrida y tan sola que terminé bajando al bar que estaba en la esquina de la calle. Eran ya las tantas de la madrugada y el ambiente no es que fuese realmente bueno. Cinco tipos que sobrepasaban los cuarenta jugando a las cartas, bebiendo y fumando. Tres borrachos en la barra y un chico solo en la mesa del fondo. Sí, yo también me extrañé al verlo allí, aquella era mesa. No me molestó, pero sí que me acerqué a él, al fin y al cabo lo que buscaba era un poco de conversación para curar mi aburrimiento aunque yo bien sabía que lo quería sanar era mi soledad. Me senté frente a él y después de dos palabras de cada uno me vi ya abriendo la puerta de mi casa con el desconocido detrás. Que en una situación normal aquello nunca hubiese ocurrido de verdad pero ambos compartíamos las mismas penas y buscábamos la misma solución. Creo que no era necesario hacer una gran descripción de él, el tipo tenía un polvazo, como decimos por aquí y aquello era suficiente para pasar la noche. Y, ¡joder para el extraño! Nos habíamos tirado el uno sobre el otro con un hambre carnal de esas que quitan el hipo y a los dos minutos de que nos precipitáramos sobre la cama, la habitación ya había adquirido ese olor a sexo que se incrusta por cada poro de tu piel y te hacía arder la sangre y la mirada. Oh, dioses, como quemaba la pasión y la lujuria aquella noche. Me gustó que me mirara a los ojos mientras me daba placer y luego sonriese con cada quejido de gozo que profería, me gustó también que se me quedara pegado el olor de su colonia y su sudor a mi pelo, ya que era lo mejor que había olido jamás. Sexo+OneMillion+Chico desconocido dispuesto a todo era algo que conquistaría a cualquier mujer, te lo aseguro. Aquella noche lo hicimos de todas las formas habidas y por haber, pero juro que no noté en él el más mínimo síntoma de cansancio. Estar con aquel hombre fue sublime, por supuesto, pero luego lo maté. Más tarde me quedé dormida oliéndome el pelo mientras que escuchaba los gritos de la policía y vecinos de que un hombre desnudo había aparecido ahogado en la piscina.
Compartir:     Facebook Twitter

6 comentarios:

  1. WOW, me ha impactado el final, te juro que ni por un momento he llegado a pensar que se lo cargaba.
    Bueno querida, a ti y a cualquier mujer creo que le es condenadamente irresistible esa combinación de "Sexo-OneMillion-Chico guapo" jjaj
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me encantó jajaja diferente a todo lo que te había visto escribir. Jajaja y el final. Ay que final! No sé porque no me extraña la verdad. Pero es buenoo xD. Genial lau como siempree ^^

    ResponderEliminar
  3. Sísísí, esa combinación es una bomba, madre, esa colonia *_*

    ¿Diferente, quizás porque se centra sólo en el sexo? El final tenía que ser así, ¡madre mía! Me alegro de que os haya gustado :)

    ResponderEliminar
  4. Oh dios, me ha encantadomuchoincreíble. (L)

    ResponderEliminar
  5. ¿y por que lo mato? si no lo hubiera hecho siempre podria repetir.

    ResponderEliminar

¡No muerdo, comenta!