7/10/11

7/10/11


Duele como si me hubiesen arrancado una parte de mí misma. Como si me faltasen los pulmones y ya no fuese capaz de respirar, porque pensar que estás ahí y no poder abrazarte, mata. Jamás me había sentido completa y no sé si el abrazarte puede ser una ínfima parte de eso pero me conformo, esa sensación de que todo encaja, de que todo irá bien, de que las cosas parecen tener un sentido me llega para esta vida y muchas más.

No soy de decir estas chorradas, que la gente me dirá que son cosas de la edad pero no, jamás he sido una persona como todas las del montón. Soy demasiado profunda, le doy demasiadas vueltas a las cosas y cuando llego a querer a alguien es de verdad.


Me falta el aire, se me nubla la vista tras un mar de lágrimas pensando que estás a unos metros de mí pero separados por kilómetros de ignorancia. Porque no son capaces de entenderme, porque para ellos sigo siendo una niña.


Todo es tan jodidamente surrealista.


Compartir:     Facebook Twitter

1 comentario:

  1. Y tan jodidamente cierto.
    (¡al fin puedo leerte otra vez, Helsinki!)

    ResponderEliminar

¡No muerdo, comenta!