Esas palabras directas que yo quería escuchar




-¿Te conozco?

-No lo creo –sonríes e inclinas la cabeza levemente de lado, dándote un aspecto juguetón, pero sin dejar de mirarme a los ojos.

-¿Entonces? –digo con una ceja alzada, no me fío un pelo de ti.

-Me limitaba a mirarte –sonríes de forma realmente bonita.

-Me incomoda, ¿podrías dejar de hacerlo?

-No, me gusta mirarte.

-A mí no me gusta que me lleven la contraria.

-A mí me gusta que me den abrazos.

-No me gustas un pelo –casi escupo las palabras.

-Tú a mí sí, desde el interior hasta tu último pelo.

-¿Quién eres?

-Alguien.

-¿Y qué se supone que quieres?

-Una copa, un beso, quizás luego algo más.

-Ah, haber empezado por ahí.

Nos ahorramos la copa, guardamos los besos para luego y nos fuimos, cogidos de la mano como dos tórtolos. Yo sin saber tu nombre y tú sabiéndolo todo de mí, aunque por aquel entonces yo no conocía esa información.
Compartir:     Facebook Twitter

6 comentarios:

  1. ¡Jajajaja! :D Pues qué descradado y qué listo, ¿no? Él lo sabe todo de ella y no se lo dice, mientras que ella no sabe nada de él.

    Me ha gustado tu cuento, Amb, hacía demasiado que no me pasaba por aquí. ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Me alegro de que haya gustado! :D

    ¡Tempe! *_* Qué de tiempo, diosa, pero un día de estos volveré por Carrusel a dar guerra :$ xD

    ResponderEliminar
  3. ¡Míralos que descarados!

    Besos, creo que no te había comentado nunca (soy tonta ¬¬).(L)

    ResponderEliminar
  4. Como me gusta leer, estaba yo husmeando por ahí y me encontré tu blog (^^)
    -aunque ya le había puesto el ojo hace ya un tiempito xD-

    Me encantó la sencillez de palabras que usaste, básicamente toda la telaraña de la microhistoria está en los diálogos. Me gustó el personaje descarado, me hizo un "remember" xD

    Adioses!

    ResponderEliminar
  5. ay...me encanta este texto..será pork me encanta tb hacerme la dura jajajaja

    ResponderEliminar

¡No muerdo, comenta!