Y volvía a mí hecha un glaciar


Se me quedaba enredada en el alma casi sin darme cuenta. Era tan fácil quererla, tan sencillo que se te escapara un suspiro cuando la veías aparecer, que se te congelara el cuerpo cuando te rozaba con sus manos heladas y tu sangre se convirtiera en fuego al sentir la suavidad de ella entera. Se me colaba por el pecho y la sentía jugar con mi corazón, acelerándolo cuando se reía mientras me abrazaba y sus carcajadas resonaban en mi propio cuerpo haciéndome cosquillas entre los pulmones. Se quedaba así abrazada, donde estuviésemos, que daba igual si estábamos en medio de la calle, del supermercado (en la sección de congelados, por supuesto) o en medio del pasillo de casa; que siempre me clavaba con cariño sus costillas en mi cuerpo intentando cada vez abrazarme más fuerte con aquellos bracitos menudos. Tanto le gustaba el frío que me sacaba de paseo los días más helados, se dejaba envolver con aquel gélido viento y volvía a mí hecha un glaciar para que le sacara el frío a base de mimos. Y vamos, para negarle un abrazo cuando la veías tiritar de pies a cabeza, aquellos brazos que intentaban abarcar su cinturita para darle un poco de calor pero que no le daban sacado el frío ni a empujones. Sería el egoísmo personificado si no la envolvía junto a mí y le regalaba el calor que ella misma producía en mí cuando me miraba a los ojos, apretaba los labios y ponía cara de querer caricias. Solía pensar que siempre estaba tan fría por mi culpa, por eso de que yo le robaba su calor y claro, a devolvérselo iba yo todo feliz. Acostumbraba a decirle que era la última vez que le daba mimos si no se ponía el abrigo para bajar a la calle pero es que la sensación de transmitirle mi calor (y sacarle algún que otro sonrojo cuando le quitaba el frío de las mejillas) me gustaba tanto como a ella. Se le quedaba helada la nariz y la apretujaba contra la curvatura de mi cuello, mandándome un escalofrío por la espalda y embriagándome con el olor de su piel. Se dedicaba a esconder sonrisas cuando se acurrucaba entre mis brazos ¡sabiendo muy bien lo que me molestaba aquello! Saber que aquellas preciosidades que salían de sus labios sólo eran visibles para mi chaqueta me ponía malo pero después de cuatro segundos exactos empezaba a reírse de nuevo y otra vez se me colaba su felicidad por todas partes. Mimos por sonrisas, lo veía un trato justo los días que el frío te perseguía por la calle. Era fría en todos los sentidos, solía llamarla meterme con ella sobre este tema y que así, por alguna casualidad del destino, me regalara dos o tres palabras bonitas. Nunca decía nada mientras la tenía abrazada contra mi cuerpo, ni una sola palabra. Era de aquellas que había que sacarle las palabras bonitas con sacacorchos, que no era que no las pensara, simplemente se las dejaba guardadas para ella (y lo peor es que me dejaba castigado sin ellas). El día que me dijo aquello de “resultas demasiado especial para mí” me dio miedo. Siendo ella, mi trocito de glaciar, aquellas palabras, aquel demasiado, podrían significarlo todo o ser una agridulce máscara del fin.

Compartir:     Facebook Twitter

17 comentarios:

  1. Me dejaste atonita, no tienes idea de cuanto lo he amado. Que se me hace que se congela a proposito para que el le de mimos al quitarle todo ese hielo =) Otra vez, me dejaste tonta. Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Me alegro muchisisisisisimo de que os haya gustado! : )

    ResponderEliminar
  3. Oisssh me encanta *O*
    Chicanieve me va a gustar mucho mucho mijiji

    ResponderEliminar
  4. CHICA NIEVE? VENGA XDDDDDDD QUÉ DESCARADAS SOIS, NO? JAJAJA
    ¡IGUAL QUE NORA!

    ResponderEliminar
  5. Sí, me importa poco si Chicafría o Chicanieve, el hecho es que te has basado -y no me digas que no, porque de momento no soy gilipollas- en el nuevo proyecto de Nora. Ahora vendrán los, eres un fan. Pues no, ni siquiera conozco a Nora, pero es que esto ya me está pareciendo a mí una falta de respeto, pero en fin, que diga ella lo que tenga que decir.
    Pide un poquito de imaginación y capacidad de crear para Reyes. Ai, madre.

    ResponderEliminar
  6. No me he basado en nada de eso pero a anónimos no pienso decirles mucho más ; ) (sieeeeeempre anónimos. Vaya).
    Tengo a Norae agregada y si me quiere decir algo es totalmente libre de hacerlo.

    ¡Gracias, Duna! : )

    ResponderEliminar
  7. Hola!! Me gustaría saber tu opinión sobre mi blog ¿Quieres conocerlo? puedes visitarlo en http://www.coquetteysubaul.blogspot.com/ espero que te guste y hasta pronto =)

    ResponderEliminar
  8. me encanta tu blog! te sigo(: un besazo

    ResponderEliminar
  9. diooooss me encantaaaa me as dejao sin palabras tienes futuro pa sto ehh xD sigue asi me leo todos tus relatos =)

    ResponderEliminar
  10. ¡Muchas gracias, chicas! : )
    (María, ¡me paso por el blog!).

    ResponderEliminar
  11. Pues yo he leído muchas cosas sobre chicasnieve.
    Y me encanta cada texto que leo sobre una chica fría. Todos tienen en común eso, pero vamos yo no lo veo un plagio =/ (como dicen por arriba) ya que es un tipo de personalidad y yo también escribo sobre esas personalidades. ¿Es plagio? Vamos yo creo que no. Pueden haber muchos textos hablando de chicasnieve pero cada uno va a ser diferente, porque es a la manera del autor.

    Este texto me ha encantado (L) Lo vi anunciar en un evento de tuenti, así que como me ha gustado tanto aquí tienes una nueva seguidora :)

    besosfríos).

    ResponderEliminar
  12. Opino igual que tú, Momo pero en fin, ese tema ya está zanjado :)

    ¡Me alegro de que te haya gustado, las chicasfrías también son mis favoritas!

    ResponderEliminar

¡No muerdo, comenta!